tus maletas.


Ultimamente recurro a un simbolismo que utilizó la serie de "Cómo conocí a vuestra madre" para expresar cómo conforme van pasando los años, nos vamos transformando en personas un poco más desconfiadas y con más "peros" en nuestras deficiones."Peros" entendidos como atributos que no nos hacen ser "tan maravillosos".

Para los que no habéis visto el capítulo, alguien intentaba presentar al protagonista una chica, diciéndole lo maravillosa que era, y dejando justo, el comentario clave, o al menos uno que le definía, sin decirlo al interesado. Entre unas cosas y otras, a lo largo del capítulo iban sacando los peros de cada uno de los personajes, comparando cada situación, con cómo iba evolucionando la "futura pareja". Conforme iban transcurriendo las citas, y los dos interesandos se iban conociendo, la casa se iba llenando de más y más maletas haciendo que la habitación pareciera más pequeña y la sensación de agobio y las ganas de huir crecieran considerablemente.



Al final, llegaban a la conclusión de que todos, queramos o no (lo asumamos o no) viajamos con equipaje, más o menos pesado, pero agarrado bien al brazo. Por eso cuando encontramos a alguien especial, no es que dejemos de ver esas maletas, ni siquiera es que las nuestras desaparezca, si no que de algún modo se vuelven más ligeras, porque son cargadas entre cuatro brazos.

Lo que no decía el capítulo es qué pasa con las maletas cuando uno de los dos decide no continuar llevando ese peso. Tampoco nos dice qué pasa con el brazo que constantemente carga el peso o si "se puede" alternan ambos brazos.
Tampoco nos contaban qué pasa con las maletas que se pierden en el aeropuerto y te devuelven o por el contrario, nunca vuelves a ver más, o las que te roban.

Sería genial que existiera un detector que pudiera ver por dentro las maletas (propias y ajenas) y se pudiera decidir qué se puede llevar abordo y qué no. Más de uno se quitaría un peso de encima, y más de dos pondría algún que otro artilugio a otra maleta para que pesara mas.

Al fin y al cabo, esto repercute en tu ritmo de vida. 
Cuanto más ligero caminas, más rápido y más ágil llegas a tu destino. 
Cuanto más peso llevas, más te cuesta avanzar, y menos disfrutas de tu viaje.

Yo por el momento me he comprado un macuto, y voy a intentar dejar algo en algún aeropuerto, para volar con algo menos de equipaje e intentar que algún detector me salte. A ver si con suerte es lo que más pesa, y cambio mi mochila, por equipaje de mano.

15 comentarios:

  1. Por eso los viajes mochileros se disfrutan más, porque no vas cargando con nada. Sólo lo justo.

    A lo mejor hay que convertir la vida en un viaje mochilero...

    No lo sé.

    ResponderEliminar
  2. coincido contigo en que cuando viajas con mochila, vas más ligero, y con lo justo. Pero .... cargando igual. El macuto que he comprado es de 5L y te aseguro que vacío ya pesa. No nos dejemos engañar por las impresiones. Quizás las ruedas, sean un buen invento. Al menos ya que vas cargado, que no se te resienta la espalda.
    Piensalo.

    ResponderEliminar
  3. Yo pienso que hay viajes que se deben hacer sin maleta, y otros para los que un camión sería insuficiente. No creo que el peso nos limite en nuestros viajes, porque a veces lo importante no es llegar cuanto antes, sino que durante el camino no te falte de nada.

    Ahí dejo el debate ;-)
    Cuídate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ..discrepo considerablemente.
      Supongo que el matiz es qué entiende usted por maleta y que entiendo yo. jajajaja
      abrá el debate explicándonos un poco mejor su matiz, por favor.

      Cuidaté.

      Eliminar
    2. Puede ser, para mi una maleta es aquello con lo que contamos de antemano, aquello que arrastramos desde el pasado, y que nos ha hecho ser como somos, con lo bueno y con lo malo.

      Quizá la diferencia es que yo pienso que las maletas no están ordenadas, sino que se entremezcla todo, y me parece muy difícil deshacerse de algo malo sin perder lo bueno.

      Eliminar
    3. equilicua! ahi esta la clave de todo. "Es aquello con lo que contamos de antemano", es aquello que nos pesa, que nos hace ser un poco menos libres porque nos dificulta el caminar. De la "dificultar de deshacerse" nace la idea de ceder parte de tu maleta, de llevarla para con otro. ¿habra posiblidad de perderla? ¿o donde quedan aquellas maletas que se pierden? ¿o cuando se va quien te ayudaba a cargarla?
      Ahí está mi duda.. ahi erradica el problema.
      instruyame ladrónusted parece que sabe cómo sustraer objetos, llevese mi maleta, al menos una de ellas. :)

      Eliminar
  4. Lo fácil que es llenar las maletas y lo difícil que parece vaciarlas.
    Tirar la mitad del equipaje por un acantilado... eso sí serían vacaciones.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me apunto al planazo.
      Di lugar, día y hora, y allí estaré.

      Eliminar
    2. Cuanto antes, donde lejos.
      Nos vemos allí.

      Eliminar
  5. Yo creo que la clave está en viajar con el equipaje justo, no más de lo necesario. Iríamos mucho más ligeros y en caso de necesidad, correríamos más deprisa. Y a la hora de compartir, sería más fácil de llevar.

    ¡Un saludo!
    Patricia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es buena idea, lo malo es que muchas veces ese equipaje, no lo eliges tu, ¿ o en cierto modo si?
      Es complicado.
      A veces pienso que no entendistéis la metáfora, otros que lo entendisteis demasiado bien.
      :)
      Cuidate!

      Eliminar
  6. Supongo que ir llenando la maleta es inevitable. Es como el bolso de las mujeres. Empiezas a echar dentro porque piensas que te puede servir, porque en ese momento te parece bonito, porque no sabe dónde meterlo...Y de repente, tienes una dislocación del hombro por haber llenado sin medida. Pero llega el momento, siempre llega el momento de vaciar. Y entonces te das cuenta que más vale macuto o bolso de mano que para acumular mierda, ya está la basura.

    Un besote fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. buena reflexión!
      a desahacernos de los maxibolsos!

      Eliminar
  7. Reconozco que me he hecho muy vaga para pasarme por blogs, y mucho más para comentar. Si te digo la verdad, has logrado que lea de principio a fin y me diga para mis adentros que soy una capulla por no leerte más a menudo.

    Eres genial, de verdad.

    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no deje de pasarse por aqui, ni de escribir y saludar. :)
      yo tambien le sigo, a veces de cerca otras un poco más de lejos, pero sigo así.
      creo que nos parecemos más de lo que nos imaginamos ;)

      Besazo!

      Eliminar

hoy no te acostarás sin ... ¿ comentarme? Anímate!